Los ángeles de Sinti L@S
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Junio 2021
LunMarMiérJueVieSábDom
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930    

Calendario Calendario


Las librerias que vimos morir

Ir abajo

Las librerias que vimos morir Empty Las librerias que vimos morir

Mensaje  Lois_Lane Mar Ene 08, 2013 8:51 pm

Las librerias que vimos morir 1357634187_0

No nos pongamos sentimentales ni cursis ni tontos. Las librerías cierran igual que cierran los restaurantes, las tiendas de ropa, los estudios de arquitectura, los supermercados, los periódicos... Cierran por la crisis, pero no sólo por la crisis: la aparición de nuevos competidores, el agotamiento de sus dueños, el cambio de los hábitos de consumo... Todo eso es cierto, pero cualquiera que leyera ayer la noticia de la despedida de la Catalònia de Barcelona, seguro que dio un suspiro de nostalgia por aquella librería-buena-de-siempre en cuyo local, ahora, han abierto un McDonald's.

Los periodistas y colaboradoradores de ELMUNDO.es hacen el repaso de sus ciudades en un puñado de correos electrónicos.

Barcelona

Resistió a la Guerra Civil, al franquismo que le obligó a cambiar de nombre (Casa del Libro) durante más de 36 años, a un voraz incendio en 1979, a un conflicto inmobiliario y ni siquiera se dejó doblegar por la rapacidad de los grandes grupos editoriales; pero sucumbió a la crisis. Esa es la triste historia de la mítica y céntrica librería Catalònia, fundada en 1924 por Josep López Llausàs, Manuel Borrás de Quadras y Josep Maria Cruzet.

Todo un emblema de la cultura catalana y de su pujante industria del libro, hasta antes de la crisis. Porque lo que revela el cierre de Catalònia anunciado ayer por su director Miquel Colomer en un comunicado es la extrema fragilidad de la librería y la situación crítica por la que atraviesa el último eslabón de la cadena del libro. Cosa de la que ya alertaba hace unos días, horas antes de Nochevieja, el director la cadena La Central, en Barcelona y Madrid: "No podemos estar seguros de haber tocado fondo". "Si caen las pequeñas librerías, se resentirán las distribuidoras. Y si se rompe la cadena, puede ser muy grave", decía Antonio Ramírez.

Hoy el mensaje del presidente del Gremi de Llibreters de Catalunya, Antoni Daura, no es más alentador que el de Ramírez. "Evidentemente, es una notica desagradable y muy triste que una librería con más de 80 años de historia se vea obligada a cerrar", reconoce en referencia a Catalònia. Y continúa Daura: "Demuestra que ante una crisis de consumo y de lectores tan dura y prolongada, ya llevamos cuatro años, las librerías son el punto más débil de la cadena, porque no tenemos posibilidad de financiamiento, tenemos un espacio abierto al público y las tensiones de tesorería son muy fuertes". "Un editor puede optar por editar menos, pero un librero sólo puede intentar ser más eficiente, reducir personal y se hace muy difícil aguantar", confiesa.

La situación crítica que obligó a Catalònia a bajar la persiana al público ayer (el cierre definitivo se producirá en febrero, una vez la empresa haya cumplido con los compromisos contraídos con sus proveedores) es la misma por la que atraviesan decenas de establecimientos en Cataluña. Aunque el balance de bajas y altas de pequeñas librerías especializadas en Barcelona en el último año está igualado en torno a media docena de establecimientos (han abierto la misma cantidad de nuevas librerías de las que han cerrado definitivamente sus puertas en la ciudad); Antoni Daura reconoce que la sumatoria no arroja el mismo resultado en toda Cataluña desde que comenzó la crisis. "Hace cuatro años estábamos en el orden de los 300 establecimientos agremiados y hoy tenemos 270 agremiados", señala. O sea, 30 menos.

Y la tendencia no parece revertirse. Porque el caso de Catalònia es el más sonado y emblemático, por la historia y el simbolismo de la céntrica librería, pero no fue el primer ni, todo indica, será el último.

La histórica librería Ona, de Gran Via de Les Corts Catalenes, fundada en 1962 y todo un símbolo también en lo que a la difusión del libro en catalán se refiere, cerró sus puertas en septiembre de 2010 a raíz de la suspensión de actividades y la difícil situación económica por la que atravesaba la distribuidora L'Arc de Berà S.A.

La crisis se llevó por delante a otras librerías históricas a comienzos de 2012, en enero concretamente. La casa Áncora y Delfín, fundada en 1956, bajó definitivamente la persiana por problemas económicos y de financiación. "Al final nos hemos resignado a aceptar que las estructuras pequeñas ya no se aguantan, y mucho menos en el caso de las librerías", reconocía la propietaria Eulàlia Teixidor.

Y otro tanto decía Manuel Martínez, propietario de la aún más histórica La Librería General de Arte Martínez Pérez, en actividad desde 1890. "Lo he intentado todo, pero me es imposible asumir el alquiler", reconocía el bisnieto del fundador.

Pero la paradójico o contradictorio es que ni siquiera las cadenas o las grandes estructuras resisten. Porque el último cierre sonado de una céntrica librería de Barcelona fue hace escasos meses el del local del Carrer Pelai de la cadena Happy Books, de la empresa familiar catalana Librum, la misma firma que se hizo con la mítica La Formiga d'Or en 2003.

Y que Catalònia no será la última en caer es algo de lo que habla todo el sector. La que ya funestamente señalan muchos expertos es la librería Robafaves de Mataró.

Sevilla

"En Sevilla hace algunos años que desaparecieron las librerías históricas. Una de ellas era la librería Renacimiento, que se encontraba en la calle Mateos Gago, en pleno barrio de Santa Cruz. Su propietario es Abelardo Linares, poeta y editor además de librero de viejo que, sin embargo, sigue manteniendo la venta de libros antiguos y primeras ediciones en una nave en las afueras de Sevilla. Un catálogo que vende a través de internet y que ha salvado este negocio. Pero la librería Renacimiento servía como lugar de encuentro de escritores y artistas, un lugar al que acudía casi todos los días el ya desaparecido poeta Vicente Tortajada que parecía un elemento más de aquella mítica librería. Casi todos los poetas de paso por Sevilla acudían a la librería Renacimiento como un rito oficial".

"También desapareció hace algunos años la librería Antonio Machado, cerca de la plaza del Salvador, y del que era propietario Alfonso Guerra. Lo regentaba su mujer Carmen Reina y contaba con un excepcional fondo de catálogo de obras de filosofía y pensamiento. Durante la Transición fue atacada en muchas ocasiones por la ultraderecha. Además, se convirtió en lugar de presentaciones y de reuniones de la intelectualidad sevillana".

Valencia

"La crisis del libro existía antes que la crisis, en general. La crisis nunca ha sido un problema. Una de las librerías más conocidas en Valencia, La Máscara, cerró en 2006. Antes de la recesión y por motivos ajenos. Porque era, según su fundador, Lluís Andrés, 'posiblemente, la librería de España más rentable por metro cuadrado'. Cerró por 'agotamiento intelectual', por un cambio de ciclo necesario. La crisis, incluso, abre nuevas librerías".

"José Pascual abrió en 1973 la librería La Pau en la calle de El Bachiller de Valencia. Se especializó en libros de psicología poco tiempo después. En 1976 le pusieron una bomba en el local. No cerró. Funcionó durante más de 30 años hasta que en 2008 la jubilación recomendaba bajar la persiana. Pero tampoco: "El mundo del libro está cambiando mucho y, si nosotros no nos preocupamos por él, ¿quién lo va a hacer?". El pasado año reabrió en la avenida de los Naranjos. Durante 2012, Valencia ha visto nacer cuatro nuevos locales dedicados a los libros, sin contar las librerías-cafe y otros espacios híbridos".

"Con todo, sí hay un cierre... pero de ficción. El documental 'Universo Railowsky', de Rafa Casañ y David Molina (preseleccionados a los Premios Goya), ficciona la lucha por evitar el cierre de la mítica librería valenciana del mismo nombre, especializada en fotografía y por la que han pasado las mejores cámaras de España. Por suerte, Juan Pedro Font de Mora, responsable de la tienda, aguanta el tipo desde hace 27 años. 'El que resiste, gana', dice".

Bilbao

"La clásica librería bilbaína Villar, en Gran Vía, cerró, y allí fue a parar Top Books, que también ha terminado cerrando. Todo un símbolo de la bibliofilia de la capital de Vizcaya: cerrado sobre cerrado. Y La Casa del Libro ha tenido que clausurar recientemente también su segunda sede auxiliar. Quedan, claro, FNAC y El Corte Inglés, atestados en estas fechas, como principal oferta bibliófila del 'nuevo Bilbao'. Los tiempos lejanos de la Librería Universal, la Librería Varela, Librería Albia, y de Pérez de Arrilucea quedan atrás, más o menos 10 años atrás. Una alternativa aceptable ante la concentración de capital y de colas de caja puede ser la Librería Boulandier, más reciente que las antedichas. Data de los años 80".

Vallladolid

"En Valladolid, no muy lejos de la Casa Cervantes, se mantienen firmes espacios de gran raigambre como Sandoval, Oletvm o Margen. Se diría que, en su proximidad, han construido una fortaleza de palabras que se mantiene sólida a pesar de la crisis y de la competencia de los grandes centros comerciales. A pesar, también, de ver cerrar otra librería emblemática, a pocos metros de ellos: Rayuela".

"'En la librería hemos hecho de todo: presentaciones, charlas, lecturas, hemos apoyado a los autores de la tierra y hemos intentado defender esas obras que no llegan con facilidad al lector', aseguraba recientemente a este diario Charo Alonso, la responsable de Rayuela, una profesional que lleva 'toda la vida dedicada a los libros', que se pierde ahora 'el encuentro con los lectores, lo más satisfactorio del oficio'. Cierra con problemas físicos y reconociendo no tener fuerzas para 'pelear contra una situación delicada'".

"En el reverso bien podría contarse la historia de José Rodríguez Martín, conocido en la ciudad como 'Pepe Relieve'. Un librero de viejo. 'Uno no puede retirarse mientras tenga la cabeza bien', afirmaba hace unos meses, a los 84 años. Él, que en los años 60 brindó la seguridad que ofrecían sus anaqueles para las tertulias de los poetas, artistas y narradores que querían iluminar el horizonte cultural vallisoletano, compartirá espacio en unos meses con pescaderos, carniceros y fruteros. El Ayuntamiento demolerá su vieja caseta para levantar en la Plaza del Poniente un mercado provisional. Pese a todo, pese al 'disgusto', no lo deja. El libro, dice, es su 'vida'".

Galicia

"La ciudad vieja de Santiago de Compostela siempre estuvo poblada de librerías de toda la vida. Su condición de ciudad literaria, universitaria y eclesiástica favoreció la proliferación de establecimientos que forman y formaron parte del paisaje. Pero, la modernidad, la aparición de los centros comerciales y de las grandes bibliotecas han dañado la red. Fue especialmente significativo el cierre de las librerías Gali y González hace seis y cinco años respectivamente. La falta de herederos y la caída de los beneficios motivaron que las librerías decanas de Galicia ya no estén abiertas".

"La librería Gali surtió de manuales universitarios a varias generaciones de estudiantes. Estaba situada en el corazón del casco histórico, en la calle del Vilar, y tenía un amplio surtido que se extendía más allá de los estudios canónicos. Hasta el final siguió suministrando manuales y libros de la literatura clásica, una de sus especialidades. Es habitual que algunos escritores gallegos mencionen en sus novelas aquella librería, y siempre de una forma nostálgica".

"También los González cerraron la suya. En un primer momento, los empleados decidieron tomar el control al fallecer el fundador, pero como recuerda el librero, Antonio Fernández Maira, ahora lo que hay son locales 'que explotan los chinos'. La librería González estaba localizada en la antesala del casco histórico compostelano y era parada obligatoria para los foráneos".

"Parecida situación le ocurrió a la librería Balmes de Lugo, de la plaza Ángel Fernández Gómez. Sus dueños, a pesar de ser la librería en funcionamiento más antigua de Galicia, recibieron la comunicación del Ayuntamiento en el año 2010 de que el edificio iba a ser expropiado. A día de hoy funciona como librería fuera de las murallas de la ciudad y ha dejado de ser papelería para disgusto de muchos lucenses".

"En Pontevedra, Michelena cerró el 30 de junio de 2010 por la caída de las ventas. Era la librería decana de la ciudad y la de mayor número de volúmenes: 70.000. Era la referencia en Pontevedra y también a nivel gallego, se encontraban libros que no se podía encontrar en ninguna otro lugar. La fundaron en 1981 cuatro amigos unidos por una afición común por el mundo de los libros".

"José María Dios Torres, gerente y uno de los socios propietarios, dijo entonces: 'La situación económica actual es muy complicada para todos, las personas tienen que ajustar su presupuesto y priorizar los gastos, y en este momento el libro no es un bien de primera necesidad'".

Palma de Mallorca

"En Palma el cerrojazo de Ágora fue un presagio para lo que aún estaba por venir. La crisis no entendía de librerías quizá, tampoco, de cultura. Con su propietaria, Ramona Pérez, y los centenares de volúmenes apilados tras el mostrador se iban seis años de tertulias literarias, de encuentros con escritores, de presentaciones. El lugar donde conocimos a un Santiago Auserón que escribía y prologaba las obras de su esposa, Catherine François. La clausura de Illa de Llibres (gestionada directamente por el Gremio de Editores de Mallorca) fue, como en plaza taurina, el segundo aviso. A la caída de venta de ejemplares le sumábamos nóminas impagadas, deudas y créditos. Un panorama que, poco después, acabó por engullir a un histórico: Llibres Fiol. El mohicano que, con 59 años de trayectoria, se empeñaba en defenderse entre libros raros, descatalogados y primeras ediciones. Sus estanterías de segunda mano eran la delicia del bibliófilo. Pero el vaivén económico acabó por hacerles abrir la puerta a los 'best sellers', que tampoco sirvieron para sobrevivir. Y su cierre se llevó, también, el rincón mágico donde su librera, Maria Fiol, dio sus primeros pasos. Su tesoro cultural tiene otros planes urbanísticos".

Madrid

En las ciudades grandes, la institución de la librería de referencia no es tan nítida, porque hay alternativas, pero, cuando la librería Rumor, del barrio de Chamartín, echó el candado este otoño, hubo quien soltó una lagrimita.

Entonces, Pedro Cuartango, subdirector de Opinión de EL MUNDO, escribió estas líneas:

"Una librería es una casa en la que uno tiene que encontrar lo que busca. La librería Rumor ha sido mi casa desde 1989, la fecha en la que comencé a vivir en el barrio de Chamartín. He pasado muchas horas en Rumor, acariciando sus libros y soñando con poder leerlos todos algún día. Allí estaban Thomas Mann con Proust, Hegel con Parménides, Vargas Llosa con Cervantes. Siempre he tenido la impresión de que cada volumen estaba en su sitio y no podía estar en otro anaquel porque lo que más me gustaba de Rumor era su orden. Ni faltaba ni sobraba nada. Era la biblioteca ideal. En los días inclementes, cuando me hallaba deprimido o sentía un ataque de nostalgia, siempre estaba Rumor para apaciguar mi ánimo. Nada mejor que un libro para combatir el desaliento y la tristeza. La librería de Ignacio y de Purita, de Eva y de Tino, era un refugio en un mundo en el que se ha dejado de leer y en el que pronto habrá que aprenderse los libros de memoria como en Farenheit 451 en el que cada proscrito memorizaba un clásico. Ya no quedan librerías como ésta. Lo que hay ahora son supermercados donde se venden libros como una mercancía más. Rumor ha cerrado por el impacto de la crisis y porque leer se ha convertido en una excentricidad tan molesta como fumar. Pero siempre estará ahí, en esa esquina entre Colombia y Víctor de la Serna donde flotará su fantasma".

No todo va mal

No caigamos en el desánimo. Desde Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas de Gran Canaria llegan correos alentadores. "Las buenas siguen en su sitio". "Nogal, en Las Palmas, abrió hace unos años un local nuevo buenísimo". Y lo mismo en Oviedo y Alicante. "Aquí, en Málaga no se ha producido el cierre de ninguna librería emblemática desde la clausura de la céntrica Denis hace más de una década. Al contrario, las Rayuela, Proteo o Prometeo de siempre no sólo se mantienen, sino que fueron sumándose otras grandes como Luces e incluso se han instalado La Casa del Libro y la Fnac. Lo cual desmonta aquel antiguo dicho de que Málaga era ciudad de 300 tabernas y una sola librería".

Fuente: Elmundo.es 08/01/2013




Hace dos años que prácticamente todo lo leo en digital, pero me da penita... Las librerias que vimos morir 74832
Lois_Lane
Lois_Lane
Moe's Parroquiano
Moe's Parroquiano

Mensajes : 9355
Fecha de inscripción : 12/12/2010
Edad : 56
Localización : Asturias, paraiso natural...

Volver arriba Ir abajo

Las librerias que vimos morir Empty Re: Las librerias que vimos morir

Mensaje  BB Mar Ene 08, 2013 9:05 pm

Sí que da pena sí. Pero me temo que como otras muchas cosas a las librerías las acabará barriendo la evolución tecnológica. Yo aún compro algo en papel, pero al final no lo leo y en la mayoría de los casos espero a tenerlo en digital Embarassed

Una fotico curiosa:

Las librerias que vimos morir Pepe+y+Relieve+con+rotulo+nuevo

La librería de Pepe Relieve y el propio Pepe. Hace años que no entraba, pero como mi hijo empezó el año pasado a ir al instituto que está justo enfrente... Very Happy



Las librerias que vimos morir Belent

Lo que leo:  2015
BB
BB
Moderador
Moderador

Mensajes : 14699
Fecha de inscripción : 18/02/2010
Edad : 53
Localización : En la tierra del Ribera

Volver arriba Ir abajo

Las librerias que vimos morir Empty Re: Las librerias que vimos morir

Mensaje  Harry Mar Ene 08, 2013 9:53 pm

No hay nada como pasear por una librería donde puedes encontrar lo último y encuentras lo último que esperarias encontrar, pero cierto que yo, ya leo sólo en digital. En papel, leo todo lo que tengo por casa que ni está digitalizado ni digitalizarán, en breve.
Pero sería estupendo un sistema en el que pudieses pasear entre reseñas variopintas y al comprar que te lo cargaran en el lector, tablet o lo que se tenga. Las librerias que vimos morir 859610
Gracias Lois, me gustan mucho tus artículos; hay de todo beso
Harry
Harry
Pink Angel
Pink Angel

Mensajes : 34164
Fecha de inscripción : 24/04/2010
Localización : En las nubes

Volver arriba Ir abajo

Las librerias que vimos morir Empty Re: Las librerias que vimos morir

Mensaje  lerele Mar Ene 08, 2013 10:22 pm



Desde hace tres años que leo en digital, fui muy reacia a hacerlo, pero los Reyes
me trajeron un lector y .....ahí se acabo el papel, se positivamente que nunca
volveré a leer en papel, pero siento que cierren librerías, que juntó con los bares
son mis lugares preferidos!!

Lois beso beso beso
lerele
lerele
Bibliotecario
Bibliotecario

Mensajes : 6818
Fecha de inscripción : 19/02/2010

Volver arriba Ir abajo

Las librerias que vimos morir Empty Re: Las librerias que vimos morir

Mensaje  Lois_Lane Mar Ene 08, 2013 10:40 pm

lereleflores escribió:

...siento que cierren librerías, que juntó con los bares
son mis lugares preferidos!!



Cheers Cheers Cheers Cheers Cheers
Lois_Lane
Lois_Lane
Moe's Parroquiano
Moe's Parroquiano

Mensajes : 9355
Fecha de inscripción : 12/12/2010
Edad : 56
Localización : Asturias, paraiso natural...

Volver arriba Ir abajo

Las librerias que vimos morir Empty Re: Las librerias que vimos morir

Mensaje  lerele Mar Ene 08, 2013 10:46 pm



Casi no me trae recuerdos esta canción ......buenos todos Risa
lerele
lerele
Bibliotecario
Bibliotecario

Mensajes : 6818
Fecha de inscripción : 19/02/2010

Volver arriba Ir abajo

Las librerias que vimos morir Empty Re: Las librerias que vimos morir

Mensaje  Invitado Mar Ene 08, 2013 11:43 pm

No puedo hablar del impacto del cierre de librerías de otras ciudades, porque no las conozco. Pero sí que me apenó muchísimo enterarme del adiós de Catalònia, un lugar entrañable en el corazón mismo de Barcelona. Hace unos años la renovaron de arriba a abajo y le dieron un aire más moderno (supongo que fue el último intento de reflotarla). Sea como fuere, antigua o moderna, era un lugar donde perderte entre libros, con una variedad de temáticas absolutamente alucinante y un sitio que siempre estaba abarrotado de personas en busca de un buen libro.
Va a ser muy triste ver ese mítico local cerrado.

Lois, muchas gracias por el tema. Gracias Gracias

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Las librerias que vimos morir Empty Re: Las librerias que vimos morir

Mensaje  Anabelee Mar Ene 08, 2013 11:54 pm


Yo puedo hablar de Michelena. Era mi librería favorita en Pontevedra, me he pasado tardes enteras moviéndome despacito entre sus pasillos atestados de libros, que ya no cogían en las estanterías y se amontonaban en altas columnas. Cuando cerró parte de sus libros de almacén fueron donados, otros regalados... el resto prefiero no pensarlo.
Yo leo en digital desde hace dos años, pero aún compro libros en papel. No tantos como antes, por cuestión de espacio y economía, pero aún los compro. Sé que las librerías tienen que modernizarse, y que ofrecer más a los nuevos lectores, pero aún así no puedo evitar lamentar que estos lugares, donde tantos aprendimos a amar la lectura, desaparezcan.

Lois, me encantan los artículos que nos traes, sean curiosidades, novedades musicales o artículos de arte. Gracias
Anabelee
Anabelee
Bibliófilo
Bibliófilo

Mensajes : 4251
Fecha de inscripción : 21/10/2010
Edad : 48
Localización : Sentada en el muelle, mirando a la Ría

Volver arriba Ir abajo

Las librerias que vimos morir Empty Re: Las librerias que vimos morir

Mensaje  amabe64 Mar Ene 08, 2013 11:55 pm

Gracias Lois, por el articulo, aunque la mayoria de las cosas las leo en digital aun sigo comprando papel, y de vez en cuando los leo aunque este o lo tenga en digital. De hecho los Reyes me han dejado algun que otro libro en papel.

Es cierto lo que dice el articulo respecto a Malaga, desde hace unos años hay mas librerias y se mantienen y las amplian, y algunas son un lujo.

gracias Lois por el articulo beso
amabe64
amabe64
Little Ángel
Little Ángel

Mensajes : 10926
Fecha de inscripción : 16/05/2010
Edad : 57
Localización : Málaga

Volver arriba Ir abajo

Las librerias que vimos morir Empty Re: Las librerias que vimos morir

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.