Los ángeles de Sinti L@S
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Junio 2021
LunMarMiérJueVieSábDom
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930    

Calendario Calendario


Librerias con encanto XIV: Libreria Modesta (Madrid)

Ir abajo

Librerias con encanto XIV: Libreria Modesta (Madrid) Empty Librerias con encanto XIV: Libreria Modesta (Madrid)

Mensaje  Lois_Lane Mar Ago 06, 2013 9:00 pm

 Librerias con encanto XIV: Libreria Modesta (Madrid) Sin-t%C3%ADtulo-5-108-1024x682

“Mi hijo tiene qué sé yo la de libros en formato digital. Te hablo del que vive ahora en Utah, Estados Unidos. Va de vez en cuando a la Antártida; es guía polar. Pues bien, lo que más ilusión puede hacerle es que le enviemos un libro. Cuesta 35 euros mandarle dos kilos de libros. Y jamón, envasado al vacío, que le entusiasma. Si sabe que le hemos enviado un paquete de estos va 80 veces a correos para ver si ha llegado”. Es así como Rocío Cela, la librera de la Librería Modesta, ilustra y resume por qué está convencida de que el libro en papel no va a desaparecer. No echa mano de ningún otro estudio o estadística. A veces, todo es mucho más simple. O más sentimental.

Cada librería es un mundo. El de la Librería Modesta comenzó a construirse en torno a los libros que les gustaban. “Porque me encanta leer, porque me encantan los libros; y tuve la suerte de que a él (señala a Coco, su pareja) también le gusta. Y a este hijo mío que te digo, también. Además, a ninguno de los tres nos gustaba lo mismo”. A su hijo los viajes, a él  la fotografía y el ensayo, a Rocío la narrativa. Fue así, de una forma intuitiva, “sin tener absolutamente idea de nada”, cómo, casi de un día para otro, abrió sus puertas la modesta. “Me preguntó (otra vez Coco) qué negocio me gustaría montar y le dije, sin pensarlo mucho, sabía la respuesta, que una librería; al día siguiente vio el local, el de ahí al lado, ahora una peluquería, y me dijo ahí lo tienes. Esto fue en agosto. Abrimos en noviembre. No teníamos idea de nada, no conocíamos a las editoriales, a los distribuidores”. El fondo lo fueron creando con lo que a cada uno más le interesaba. Reconoce, haciendo así honor al nombre que le dieron, que fue la clientela la que les hizo espabilar, aprender. “Eran exigentes, muy eruditos. Conocían autores de los que yo no había oído hablar en mi vida. Nos obligaron a ponernos las pilas. Recuerdo que yo antes era más tranquila, leía lo que me iba apeteciendo…”.
Atendiendo al público y ―de verdad― dando un trato muy cercano, amable, encantadora, está Helena. A medida que voy conociendo librerías me doy cuenta de lo importante que es, de lo que supone contar con alguien que disfruta y sabe hacer este trabajo, crear ese ambiente al que somos adictos los que gustamos de leer libros y comentarlos. “Lo hablábamos el otro día, viendo esta edición de Poeta en Nueva York, que es una delicia”. ¿Es trasladable algo así? Por supuesto que no. Un libro puede ser algo más que su texto; cuando lo consigue, no se puede trasladar.
Librerias con encanto XIV: Libreria Modesta (Madrid) Sin-t%C3%ADtulo-5-110-1024x682


Al comentar lo fácil que es no encontrarles si uno se guía por la dirección que aparece en su web, (es el edificio el que está en Ríos Rosas, la entrada a la librería es por Modesto Lafuente y, aparte, no hay tampoco un rótulo en la fachada que identifique y anuncie el sitio) nos dicen que no hay peligro ninguno, la señora portera rauda indica al que pregunta dónde se encuentra. Y da la pincelada: “La mayoría de las pruebas que nos regalan se las damos a ella, que nos orienta, este está superinteresante”. Todo en torno a esta librería tiene un tinte entre divertido y entrañable, nada común, muy acogedor. Mientras hablamos pasan viandantes por la calle, los que vemos a través del gran escaparate, “es el marido de esta mujer”, los va presentando conforme pasan, “también es verdad que como vivo aquí al lado…”.
Rocío es una de esas personas que, sencillamente, sabe disfrutar de la gente. “Me gustan demasiadas cosas”, dice. “Ayer estábamos aquí tan campantes y apareció un chaval del psiquiátrico que venía a verme”. (Le tenemos que preguntar, claro) “Ya hace tiempo, estando de visita —fui a ver a mi profesora de piano—, me preguntaron que si era voluntaria, me enteré de cómo funcionaba y ya va para diez años que voy, cada sábado por la tarde. Me están esperando como agua de mayo”. No lo dice jactándose, lo cuenta divertida. Es solo otra de sus aficiones.
Librerias con encanto XIV: Libreria Modesta (Madrid) Sin-t%C3%ADtulo-5-120-682x1024


Conoce los libros, tiene anécdotas sobre ellos, sobre las editoriales, los otros libreros. “Tenemos, sobre todo, libros que nos gustan”. Se levanta y escoge alguno: Hambre, de Knut Hansom; Claus y Lucas, “un libro tremendo, muy diferente. Luego tienes que tener cuidado con la gente, claro. Por ejemplo, a mí me encanta Carson McCullers, la autora de El corazón es un cazador solitario. Es un libro que a mí me parece precioso, pero no se lo puedes dar a todo el mundo”. Le extraña un poco la cantidad de cómics que venden, “porque yo no entiendo nada”. Como es aficionada a las labores hay un espacio en la librería reservado a este tipo de libros. “Esto funciona muy bien, pero es que a mí me gusta mucho”.
Nos va a contar de dónde le viene este gusto por trabajar con las manos. A cada uno de nosotros nos delatan las anécdotas que elegimos para contar cuando se nos da pie o cuando nos encontramos con alguien dispuesto a escuchar. Vamos entonces a ponerle el broche a esta historia sobre la Librería Modesta con la que sigue. “En mi familia era obligatorio saber de algo. Mi abuelo era librepensador, fue médico en el siglo XIX, imagínate. Y a todas sus hijos —tuvo 13— les hacía aprender un oficio y una carrera. El oficio no por tener con qué ganarse la vida. Él decía que la mente y el cuerpo había que cultivarlos a la par. Así, la mayor era farmacéutica y sombrerera, otro era ingeniero de telecomunicaciones y carpintero… Son enseñanzas que se quedan, que perduran”.
Es muy sencillo entrar por esta puerta y dejarse llevar por todas las historias que va hilando la librera, su sentido común, su buen humor. Lo difícil es salir. No digamos ya salir sin un libro. Eso ya es toda una proeza. Les invito a que lo intenten.
Fuente: JotDown.es


beso
Lois_Lane
Lois_Lane
Moe's Parroquiano
Moe's Parroquiano

Mensajes : 9350
Fecha de inscripción : 12/12/2010
Edad : 56
Localización : Asturias, paraiso natural...

Volver arriba Ir abajo

Librerias con encanto XIV: Libreria Modesta (Madrid) Empty Re: Librerias con encanto XIV: Libreria Modesta (Madrid)

Mensaje  maeva Mar Ago 06, 2013 10:02 pm

Gracias Lois_Lane por hacer visible lo que a veces no captamos. He pasado en alguna ocasión por esta librería. Me la encontré por casualidad y luego cuando intenté volver no sabía, ni dónde ni cómo, y de nuevo en otro golpe de fortuna, zas, apareció ante mis ojos (¿será la librería de Brigadoon?). Me gusta de esta librería que tiene libros que no te encuentras en las cadenas más globalizadas y que presenta ediciones de tiradas pequeñas de autores poco conocidos de los que te hablan y cuentan sus dificultades y sus alegrías. Me maravilla que siga ahí y que resista ya que me ha tocado ver a librerias queridas, con libreros de verdad, cerrar sus puertas, dejandome huérfana y con un profundo sentimiento de pérdida, que se activa cada vez que paso por los locales abandonados. ¡Qué penita por ellos y qué gozo por esta!

 
Librerias con encanto XIV: Libreria Modesta (Madrid) 21eamg2
maeva
maeva
Colaborador
Colaborador

Mensajes : 2550
Fecha de inscripción : 21/06/2012

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.