Los ángeles de Sinti L@S
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Octubre 2021
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Calendario Calendario


Cumpleaños de la vergüenza: Kristallnacht

3 participantes

Ir abajo

Cumpleaños de la vergüenza: Kristallnacht Empty Cumpleaños de la vergüenza: Kristallnacht

Mensaje  Lois_Lane Lun Nov 11, 2013 8:33 pm


Cumpleaños de la vergüenza: Kristallnacht Sinagoga-berlinesa-en-llamas-DP
Sinagoga berlinesa en llamas (DP)
Un día como ayer, en la mañana del 10 de noviembre de 1938, Alemania se despertó con sangre. Cadáveres por las calles, comercios y viviendas destrozados, humo de incendios y ánimos desorbitados, enloquecidos. LaKrystallnacht, noche de los cristales rotos, fue una denominación casi eufemística de una tremebunda realidad: el asesinato de decenas de ciudadanos inocentes, de origen hebreo, en las ciudades alemanas más importantes, la destrucción de más de mil sinagogas por todo el país, el saqueo de siete mil tiendas de propiedad judía, escuelas, hospitales… Los historiadores coinciden en que aquí, justo hoy hace setenta y cinco años, se fraguó la barbarie. Animados por el fanatismo de miles de exaltados germánicos, que se lanzaron, como lobos, a la caza de la presa judía, el régimen de Hitler deportó al día siguiente a casi treinta mil hebreos a campos de concentración. Los judíos pagaban con sus ahorros, con los pocos derechos que les quedaban, con su libertad, con su vida, el antisemitismo que acababa de encontrar excusa para propagarse como la pólvora. Poco tiempo después, justificado por un gobierno legítimo y con un escrupuloso orden de aniquilación, morirían casi seis millones durante el Holocausto. Una vergüenza que cumple años y la canciller del país germano, Angela Merkel, califica como «la noche más oscura de la historia alemana».
Pero empecemos por el principio. Hitler había llegado al poder en 1933. Tenía cuarenta y cuatro años, diez como líder del partido nazi. Disfrutaba de gran apoyo popular y las masas, enfervorecidas, coreaban su nombre. Haber perdido la guerra había dejado a la población alemana desvalida y ávida de recuperación, de esperanza. El gran caldo de cultivo para el auge de los totalitarismos, del fanatismo, estaba ya preparado. El Führer había pasado ya por la cárcel (acusado de insurrección) y había escrito la primera parte de Mein Kampf(Mi lucha), manual antijudío por excelencia. En él, culpaba, directamente, a la raza judía de todos los males de la sociedad alemana. En marzo de ese año, a quince kilómetros de Múnich, se inauguraba Dachau, el primer campo de concentración destinado a apresar a socialistas/comunistas, considerados un gran peligro para el régimen. Al mando de las gestiones, el jefe de la policía de Múnich, Heinrich Himmler, quien posteriormente ordenaría la matanza de millones de judíos, gitanos, enfermos mentales y homosexuales a los que mandó someter a todo tipo de macabros experimentos médicos imposibles de contar/recordar/digerir. Muy cobarde, Himmler se suicidó, ya capturado, mordiendo unas cápsulas de veneno escondidas entre las muelas. (Una inquietante máscara mortuoria constataba su muerte). Con el suicidio evitaba convertirse en el mayor acusado en los juicios de Núremberg, celebrados en 1945, al término de la guerra.
Cumpleaños de la vergüenza: Kristallnacht Limpiando-las-calles-tras-la-noche-de-los-cristales-rotos-DP
Limpiando las calles tras la noche de los cristales rotos (DP)
En la noche del 9 de noviembre, la ira incontenible contra los judíos comienza con una verdad y una manipulación. La verdad: un judío polaco, de diecisiete años, había matado a un diplomático alemán en París. La manipulación: Hitler aprovecha la indignación popular para sembrar el caos y culpar a todos los judíos. En lugar de controlar las manifestaciones, la dictadura las anima. Retiran a la policía de las calles. Miran para otro lado. Prenden la llama y dejan propagarse la hoguera. «Los judíos deben sentir la ira popular», dijo Hitler esa misma noche. Pero la coincidencia de miles de actos «espontáneos» a la misma hora, contra la misma gente, en las ciudades más importantes de Alemania y Austria, era demasiada casualidad. El tiempo y los expertos demostraron que la supuesta «ira popular» venía perfectamente orquestada desde el gobierno del Führer.
¿Cómo pudo cuajar tanto odio? ¿Cómo llegó a producirse tanta violencia? Los orígenes se remontan a cientos de años atrás, y los antecedentes a las propias medidas, anteriores a Hitler, de rechazo semita. Pero vayamos a París en la mañana del 3 de noviembre, una semana antes del desastre. Hitler acaba de ordenar la expulsión de diecisiete mil judíos polacos, entre ellos el matrimonio Grynszpan, que vivía en Hannover. Polonia tampoco los quiere recibir. La indignación es total entre la población hebrea. Un hijo de la pareja, Herschel Grynszpan, de diecisiete años, vive en París. Recibe una postal en la que le informan, desde la frontera, de la terrible situación de sus padres, camino de ningún lugar. Cuatro días después, el 7 de noviembre, tras darle vueltas y más vueltas, Herschel está enfadado, fuera de sí. Sale a la calle y compra una pistola. Escribe una nota. Al día siguiente acude a la embajada de Alemania en París. Sin controles, le dejan pasar. Dispara tres tiros en el abdomen al embajador alemán Ernst von Rath. La nota decía: «Queridos padres, no puedo hacer otra cosa. Que Dios me perdone. Mi corazón sangra cuando oigo hablar de la tragedia de diecisiete mil judíos. Debo protestar para que el mundo me escuche, y esto, me veo obligado a hacerlo. Perdonadme».
Las noticias desde París llegaron inmediatamente a Múnich. Un judío con nombre y apellidos era visiblemente responsable de una atrocidad. La maquinaria de Hitler se pone en funcionamiento. Y consigue su objetivo: el primer movimiento coordinado de ataque a los hebreos, germen del funesto Holocausto.
Cumpleaños de la vergüenza: Kristallnacht Herschel-Grynszpan-DP
Herschel Grynszpan (DP)
Durante los últimos sesenta años, el nazismo y el Holocausto han sido tema tabú en muchos alemanes. Los ancianos porque, de algún modo, habían participado en el sistema nazi (obligados o convencidos, directa o indirectamente) y los que no colaboraron, al menos, lo conocieron y aceptaron. La filósofa judía Hannah Arendtofrece reflexiona sobre este aspecto en su libro Eichmann en Jerusalén. Según multitud de datos de la escritora, los dirigentes del régimen coparon la mayor parte de los empleos públicos tras la caída de Hitler y llevaron vidas normales, incluso de éxito y reconocimiento, dejando atrás —sin asumirlo y sin pasar por juicio alguno un cruento pasado.
Durante los actos de conmemoración de la fatídica noche celebrados ayer en Alemania, las reacciones han sido de los más diverso. Actualmente, la sensibilidad respecto al tema judío podría intentar resumirse en tres actitudes: los que piden perdón, ya ancianos, porque fueron parte del sistema; los que, irremediablemente, sienten vergüenza y lo manifiestan, porque pertenecen al país que cometió el genocidio; y los que, a modo de reivindicación, tras años de remordimiento, perdón y vergüenza reconocida, explican que «ya está bien”», que piden perdón de forma sincera y evidente (gobierno, instituciones públicas, individuos así lo han demostrado), y que tienen que seguir sus vidas sin el estigma monstruoso que los relaciona con asesinato, frialdad, superioridad y muerte. En este grupo se encuentra, T.F. un profesor del norte de Alemania, de cincuenta años, que explica el remordimiento sentido en su infancia respecto a crímenes que nunca cometió. «Vine al mundo de padres que fueron niños durante el nazismo. Los mayores fueron adultos durante la guerra y el Tercer Reich. Eran gente humilde, campesinos, que solo trataban de sobrevivir. Ninguno era nazi. Muchos hombres de mi familia murieron como soldados en la guerra. La otra parte de mi familia aguantó como pudo. Unos, por su origen medio judío, como supervivientes del Holocausto, y otros, como socialistas/comunistas, que también tenían que esconderse en aquellos años. Los niños recibimos muchísimas clases en la escuela sobre nuestro negro pasado. Aprendimos mucho, diariamente, sobre las atrocidades que cometimos. Era casi un exceso de información para nosotros, los niños, que nos sentíamos muy vulnerables, débiles, sobre todo cuando viajábamos a otros países. Cuando llegué a otros lugares, sin embargo, encontré una perspectiva diferente de cómo los demás nos miran a los alemanes. Hoy en día, estoy convencido de que no hay tantos países que hayan observado tan de cerca su propio pasado oscuro como nosotros. Desde la humildad y mi propio conocimiento de aquello, desde entonces hasta ahora, me siento orgulloso de cómo lo hemos gestionado». Después, admite el profesor, su preocupación sobre los nuevos grupos antisemitas, de ideología nazi, formados en algunas ciudades alemanes. «Es incomprensible que esto esté ocurriendo», se escandaliza.
Pero el problema no habita solo en Alemania. Las encuestas más reciente arrojan datos escalofriantes sobre el aumento del rechazo judío en Europa, con Francia a la cabeza. También preocupa el auge de movimientos radicales, muy violentos, contra ellos y contra la inmigración en general, como se ha visto recientemente en Grecia o en Rusia, entre otros. La precaria situación actual, con falta de recursos económicos y desesperanza generalizada, parece que no provoca generosidad con el extranjero. Se les vuelve a culpar de lo que sea. Como si aprender fuera imposible. Se cumplen setenta y cinco años de la vergüenza y Europa, después de tanto, no parece estar limpia de odio.
Fuente: Jotdown.es


Nunca más nono 

Lois_Lane
Lois_Lane
Moe's Parroquiano
Moe's Parroquiano

Mensajes : 9434
Fecha de inscripción : 12/12/2010
Edad : 56
Localización : Asturias, paraiso natural...

Volver arriba Ir abajo

Cumpleaños de la vergüenza: Kristallnacht Empty Re: Cumpleaños de la vergüenza: Kristallnacht

Mensaje  zen Lun Nov 11, 2013 9:13 pm

"Cuando llegué a otros lugares, sin embargo, encontré una perspectiva diferente de cómo los demás nos miran a los alemanes. Hoy en día, estoy convencido de que no hay tantos países que hayan observado tan de cerca su propio pasado oscuro como nosotros. Desde la humildad y mi propio conocimiento de aquello, desde entonces hasta ahora, me siento orgulloso de cómo lo hemos gestionado".
Pues la verdad es que detrás de algunas de estas frases hay algo que sigue dándome miedo.


Nunca más Cumpleaños de la vergüenza: Kristallnacht 731209


Gracias, Lois_Lane.
zen
zen
Bibliófilo
Bibliófilo

Mensajes : 2215
Fecha de inscripción : 10/09/2013
Localización : Entre perros y gatos

Volver arriba Ir abajo

Cumpleaños de la vergüenza: Kristallnacht Empty Re: Cumpleaños de la vergüenza: Kristallnacht

Mensaje  Harry Lun Nov 11, 2013 9:19 pm

Hay un dicho que dice que nadie aprende en cabeza ajena. Quizás por eso la Historia se repite tan a menudo. Detrás de todo ese odio hay maldad, pero también hay mucha ignoracia. Cuanto más ignorante es un grupo, más fácil es manipularlo; y eso es así para europeos, americanos, asiáticos, africanos, católicos, hidúes y hasta para los judios.
Es bueno recordar, pero no creo que sirva de mucho.
Gracias Lois, beso
Harry
Harry
Pink Angel
Pink Angel

Mensajes : 34989
Fecha de inscripción : 24/04/2010
Localización : En las nubes

Volver arriba Ir abajo

Cumpleaños de la vergüenza: Kristallnacht Empty Re: Cumpleaños de la vergüenza: Kristallnacht

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.