Los ángeles de Sinti L@S
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Junio 2021
LunMarMiérJueVieSábDom
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930    

Calendario Calendario


Nunca tan pocos (y tan raros) engañaron tanto a Hitler

Ir abajo

Nunca tan pocos (y tan raros) engañaron tanto a Hitler Empty Nunca tan pocos (y tan raros) engañaron tanto a Hitler

Mensaje  Lois_Lane Vie Mar 29, 2013 8:44 pm

Nunca tan pocos (y tan raros) engañaron tanto a Hitler 1364493714_982991_1364494303_noticia_normal

No eran soldados, sino un abigarrado grupo de personas extravagantes y exasperantes, en su mayoría de moralidad escasa y de lealtad dudosa, y costaban mucho dinero. Pero se jugaron la piel y contribuyeron decisivamente a ganar la guerra. La alambicada historia de los agentes dobles empleados por el servicio secreto británico para engañar a los alemanes en la II Guerra Mundial y distraer su atención de las playas de Normandía ha sido contada muchas veces, pero nunca hasta ahora de manera tan completa y apasionante (y con tanto sentido del humor) como lo hace en su nuevo libro el notable especialista en el espionaje en esa contienda Ben Macintyre.

Considerado por su popularidad como el Antony Beevor de la II Guerra Mundial librada en las sombras, el autor de otros títulos de referencia sobre el tema como El agente Zigzag y El hombre que nunca existió publica ahora en España, también en Crítica, La historia secreta del dia D, subtitulado La verdad sobre los superespías que engañaron a Hitler. El libro está dedicado especialmente a los cinco espías que formaron el núcleo de la Doble Cruz, un alambicado sistema de agentes dobles creado para confundir a los alemanes y que fueron los que consiguieron que los nazis creyeran a pies juntillas que la verdadera invasión de Europa se realizaría en Calais y no en Normandía.

Esa singular “arma secreta” de agentes que trabajaban para unos (los británicos) haciendo creer a los otros (los nazis) que lo hacían para ellos eran, describe Macintyre, Elvira Chaudoir (peruana bisexual, jugadora e inestable), Roman Czerniawski (ex piloto de caza polaco, fervorosamente patriota e inconsciente), Lily Sergeyev (francesa voluble), Dusko Popov (serbio seductor) y Juan Pujol (catalán excriador de pollos). ¿Fueron realmente tan decisivos? “No hay duda de que marcaron la diferencia. Es difícil calcular cuántas vidas aliadas salvaron, pero fueron muchas”, explica en Madrid Macintyre, un hombre tan inteligente y simpático como sus libros. “Eisenhower, Montgomery, los propios mandos alemanes, todos admitieron la relevancia de esos agentes en el éxito de la invasión del Día D”.

Le pregunto cuál es su personaje favorito de los cinco agentes dobles. Sonríe encantado. “Diré dos: Chaudoir, alias Bronx, es la más intrigante y fascinante, playgirl, bisexual, se mete en el espionaje por accidente y luego casi traiciona los planes por la muerte de su perrito. El otro, por supuesto, es Pujol, alias Garbo, por su bravado y por su uso de la inteligencia y de la palabra como armas, es un loco genial que decide por sí solo aplastar a los alemanes con el engaño”. Las técnicas de espionaje de la II Guerra Mundial, con sus palomas (Macintyre dedica un capítulo inolvidable a su uso), radiotransmisiones, túneles y tintas invisibles, “nos pueden parecer ahora algo amateurs y hasta inocentes”, continúa el autor. “Pero los británicos, Churchill el primero, se tomaban el asunto muy en serio. Estaban muy interesados en la contrainteligencia y el uso de gente con mentalidades retorcidas como sacacorchos que pudieran mirar al otro lado de la esquina”.

Los servicios secretos ingleses, señala Macintyre, se dieron cuenta de que la inteligencia alemana era muy vulnerable al contraespionaje. “Los alemanes eran muy literales, pensaban en línea recta y era fácil engañarles, tendían a aceptar datos de sus agentes sin cuestionarlos”. Había, continúa, otras razones por las que era fácil que los alemanes creyeran las mentiras. “Había una enorme corrupción en el seno de muchas de las secciones de la Abwehr, el servicio secreto militar alemán. Por otro lado, parte de la Abwehr trabajaba también contra Hitler”. Macintyre considera que los británicos contaban con otras ventajas para el contraespionaje: el sentido del humor y la capacidad de asimilar a gente extravagante en sus filas. “Definitivamente, algo muy peculiar de la inteligencia británica es su virtuosismo para reclutar y aprovechar a gente sin aparente valor y hasta muy rara. Eso tiene que ver con el gusto británico por la teatralidad y lo melodramático. Además, nos encanta la mentira. Es muy británico vivir vidas dobles”.

El escritor recuerda que muchos de los personajes del servicio secreto británico eran novelistas frustrados y grandes espías fueron novelistas: Graham Greene, Somerset Maugham, Ian Fleming… “En Madrid en 1941 los agentes británicos eran dos novelistas con obra publicada, tres no publicados y un poeta”.

El investigador está de acuerdo en que las grandes batallas —Stalingrado, El Alamein, Kursk, Midway— han dejado en segundo plano la historia del espionaje en la II Guerra Mundial. “Pero hay una nueva corriente de estudios que está sacando a la luz mucha nueva información de esa guerra secreta librada lejos de los tanques y los cañones. Sin menospreciar a los hombres del frente, la batalla del espionaje es apasionante y está llena de difíciles decisiones morales, es muy humana en ese sentido”.

Macintyre se muestra muy comprensivo con la inmoralidad de esa guerra. “A mí me enseñaron que Gran Bretaña ganó la guerra porque éramos nobles y buenos. Actualmente sé que ganamos en buena medida porque éramos malos y mentíamos”.

¿Llevamos todos un espía dentro? “Todos somos dobles agentes, unos más que otros. Todos tenemos una sombra, y amamos la idea de estar en medio de la gente escondiendo un secreto. Por eso nos gustan las historias de espías”.

El libro subraya la belleza del engaño. “Adoro el ensamblaje de una mentira complicada como la que se tejió para desviar la atención de Hitler de Normandía, hay una estética indudable en una buena mentira”.

En las historias de los cinco superespías, como en general en ese mundo, el espionaje va de la mano con las relaciones amorosas. “Son experiencias muy similares. Un doble agente en el fondo es como un amante infiel, traiciona a su controlador con otro secreto, es igual que un amor adúltero. La traición, la lealtad, la honestidad, la conveniencia, son temas que se pueden aplicar a los dos mundos, el amor y el espionaje”.

Fuente: Elpais.es 29/03/2013





beso

Lois_Lane
Lois_Lane
Moe's Parroquiano
Moe's Parroquiano

Mensajes : 9352
Fecha de inscripción : 12/12/2010
Edad : 56
Localización : Asturias, paraiso natural...

Volver arriba Ir abajo

Nunca tan pocos (y tan raros) engañaron tanto a Hitler Empty Re: Nunca tan pocos (y tan raros) engañaron tanto a Hitler

Mensaje  BB Vie Mar 29, 2013 10:46 pm

Los alemanes eran muy literales, pensaban en línea recta

Que los aliados lo hicieron bien en este caso, no hay duda. Que la máquina enigma ayudo, tampoco, pero si los alemanes no hubiesen sido tan alemanes, a lo mejor no hubiese terminado igual el desembarco.

Claro que es uno de los casos en los que me alegro de que los alemanes sean tan alemanes Twisted Evil Twisted Evil

Genial Lois Enamorado



Nunca tan pocos (y tan raros) engañaron tanto a Hitler Belent

Lo que leo:  2015
BB
BB
Moderador
Moderador

Mensajes : 14699
Fecha de inscripción : 18/02/2010
Edad : 53
Localización : En la tierra del Ribera

Volver arriba Ir abajo

Nunca tan pocos (y tan raros) engañaron tanto a Hitler Empty Re: Nunca tan pocos (y tan raros) engañaron tanto a Hitler

Mensaje  Harry Sáb Mar 30, 2013 10:55 am

Gracias mil Lois:
realmente interesante. Y esta parte aún más Cool
Macintyre se muestra muy comprensivo con la inmoralidad de esa guerra. “A mí me enseñaron que Gran Bretaña ganó la guerra porque éramos nobles y buenos. Actualmente sé que ganamos en buena medida porque éramos malos y mentíamos”.
Aunque todo lo que dice parece bastante sensato. Curiosamente a mi no me gustan mucho las historias de espias, me resultan algo aburridas, pero reconozco que si que me van un montón los secretos, y que saber mentir es todo un arte.
beso beso beso beso beso beso beso beso beso
Harry
Harry
Pink Angel
Pink Angel

Mensajes : 34142
Fecha de inscripción : 24/04/2010
Localización : En las nubes

Volver arriba Ir abajo

Nunca tan pocos (y tan raros) engañaron tanto a Hitler Empty Re: Nunca tan pocos (y tan raros) engañaron tanto a Hitler

Mensaje  Anabelee Dom Mar 31, 2013 10:51 am


A mí me encantan las historias de espías (creo que me maravillan porque yo no sé disimular), y me parece muy interesante lo que señalais, que los ganadores no ganaron por ser buenos, sino porque eran tan malos como los malos, cuando hacía falta. Y porque, como dice BB, los alemanes eran muy alemanes.
Estupendo artículo, Lois Flower
Anabelee
Anabelee
Bibliófilo
Bibliófilo

Mensajes : 4251
Fecha de inscripción : 21/10/2010
Edad : 48
Localización : Sentada en el muelle, mirando a la Ría

Volver arriba Ir abajo

Nunca tan pocos (y tan raros) engañaron tanto a Hitler Empty Re: Nunca tan pocos (y tan raros) engañaron tanto a Hitler

Mensaje  Harry Dom Mar 31, 2013 2:40 pm

Pues no es que quiera de ejercer de abogada del diablo, pero los alemanes son muy alemanes, porque si no, serían de otra nacionalidad Cool
Los yankis son muy yankis, y ¡qué me decis de los franceses o de los ingleses!; por no hablar de los italianos, o de nosotros los españoles; entre todos los demás Wink
No estoy de acuerdo (aunque no tengo nada que hacer a la hora de discutir con un historiador) con que perdieron la guerra por ser muy alemanes, pues también la perdieron los japoneses y no se parecían, y siguen si parecerse, mucho. En cambio los ingleses la ganaron y se parecen más a los alemanes de lo que, seguramente, les gustaría.
Las causas fueron otras y, personalmente creo que fue una suerte, pero ¡a saber!. Si todos son malos... Suspect beso beso beso beso beso beso beso
Harry
Harry
Pink Angel
Pink Angel

Mensajes : 34142
Fecha de inscripción : 24/04/2010
Localización : En las nubes

Volver arriba Ir abajo

Nunca tan pocos (y tan raros) engañaron tanto a Hitler Empty Re: Nunca tan pocos (y tan raros) engañaron tanto a Hitler

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.